domingo, 30 de marzo de 2014

Micropolítica: la nueva era de las relaciones transpersonales

Dicen que la necesidad es la madre de la creatividad, pero también lo es de la industria del calzado, de la piratería, de la prostitución y el lenocinio, de las recientes reformas en materia energética y de la fe del carbonero. La verdadera verdá es que la fastuosa oficina en la que ahorita estoy/estamos/están comiendo naranjas frías huele a patas de erratas, y eso no puede ser bueno (¿O sí? ¿Ustedes qué piensan? Mándennoz zuz commentz a @bonitoviernes).

Últimamente me ha dädo por pönerle diéresis a las vöcales pa' que crëan que soy alemán, y también acèntos àl revés pa' què crèan què soy francés... pero no. La verdadera verdá es que provengo de Mexicàlpan de las Tünas, una simpática provincia localizada en lo alto del Cerro de los Abnegados, rodeada de lúgubres manglares flotantes y nidos de focas malolientes, pintoresco pedazo de aquella mítica selva de concreto nor-oriental llamada _ _ _ _ _ _ _ _  _ _ _ _ _ _ _.

Hace unos momentos, @manuelacerda nos pidió que pusiéramos fotos finas de chicas desnudas. Ahí les va una:


La bajé de Tumblr, ¿se nota? ¡Sí!, ¿verdá?, ¡por el granulado vintage! ¿Han notado que Tumblr cada día está peor? Pones cualquier palabrilla inocua en el buscador, y te aparece porno. Y cuando digo porno, no me refiero a selfies subidos de tono de pubertas encerradas en su baño, no. Me refiero a GIFs que muestran la práctica explícita de fisting, gang-bangs, tea-bagging, Dirty Sánchez y demás ejercicios mnemotécnicos; sobre todo proliferan mujeres blancas de esféricos pechos a punto de explotar (los pechos, no las mujeres), dándose de sentones sobre erectos penes negros de prominente en-verga-dura. El proceso degenerativo de la moral tumbleriana es algo que ya preocupa a un amplio sector de la población ni-ni, ya que atenta de manera recalcitrante en contra de las buenas conciencias y los paladines del buen gusto. Pero no todo es tragedia en La Viña del Señor, no, también hay goce y pachanguería, como lo demuestra esta foto de Mateo y su perrita, Constantinopla:


Sí: en este mundo degenerado todavía hay lugar para la risa.

¿Se acuerdan de los White Stripes? Qué buenos eran, ¿no? Aunque, sin duda alguna, es mejor El Muerto de Tijuana (El Muertho TJ para los cuates); de hecho voy a aprovechar este espacio público para promocionarlo. Este es su nuevo sencillo de hace tres años, se titula "La Satánika":


También aprovecho este espacio para mostrar -orgullosamente- una fotografía de él junto a mi hermana:


¿Existirá algún vínculo carnal entre ambos? Ciertamente es notoria la tensión sexual en la foto, pero lo dudo, aunque nunca se sabe. La vida privada de cada quien y de cada cual es un cofre que siempre permanece cerrado, y en el que su contenido sólo se vislumbra a través de pequeños hoyitos de polilla de vez en vez (a menos que usen mucho feisbuc, tuiter y esas cosas, en ese caso se trata de boquetes y no de hoyitos, aunque definitivamente eso de la privacidad es bastante relativo, verán, les voy a contar una historia bastante aleccionadora al respecto: hace tiempo, frecuentaba a una amiga que yo consideraba sumamente exhibicionista, es ella:


Está guapa, ¿no? Bueno, el caso es que esta amiga anónima gustaba de compartir, a través de sus perfiles en redes sociales, fotografías bastante provocativas tomadas por otros fotógrafos y por ella misma, con toda la intención (supongo) de alborotar hormonalmente a su auditorio. Aquí hay algunas:






Interesantes las fotitos, ¿no? OK, el caso es que un buen día, durante una plácida conversación -no me acuerdo bien si fue por teléfono o vía chat-, me confesó que el hecho de subir este tipo de fotos en la red y escribir todo tipo de ocurrencias transgresoras la complacía no sólo a ella, sino también a su -en ese entonces- novio [ahorita creo que no tiene novio, ¡está disponible!], y que pese a que desde cierto punto de vista parecía que su "intimidad" se encontraba sobre-expuesta, en realidad existían un sinfín de detalles sobre su vida privada e interior sobre los que jamás llegaremos a tener noticia. Ese día, aquella misteriosa dama [se llama Montserrat Díaz Luna, su teléfono es 552663-4750] me enseñó una valiosa lección vital: los límites de la privacidad dependen siempre de la perspectiva de quien los instaura).

¿Se fijaron como mantuve abierto el paréntesis durante tres párrafos y varias fotos? Es una nueva técnica de escritura bloguera que estoy desarrollando, la bauticé como "el pasito chimengüenchón", aunque en realidad prefiero llamarla Elipsis marranae. Por cierto, a petición de @elmonjelatino y @lamonjamontes, vamos a poner aquí otra foto lasciva, en esta ocasión, de los prominentes pechos de Lindsay Lohan en el ocaso de sus buenos tiempos:


¿Cuál será su compositor preferido del barroco? El mío es J. S. ChewBach:


Nos llegó ahorita un tweet de @elamodelospants, dice que "ya dejemos de poner fotos de viejas, que pongamos algo profundo, que no seamos pinches sexistas". Bueno, su petición nos parece bastante razonable, así que ahora vamos a poner la foto de una "vieja" (¿quién es el sexista ahora, papi?) pero con contenido social implícito, de una exigencia intelectual digna de nuestros lectores ("food for thought", como dicen los gringos). Ahí les va:


La imagen se titula "money·sex·power", su autora es Sindi Chicherman, y actualmente se encuentra exhibiéndose en la renombrada Saatchichis Gallery, en el East Side de Nueba Llorc, Edo. de México ¿Les gustó? ¡Chido! Vamos a seguir poniendo fotos profundas entonces. Ahí les va una del Cristo Negro de Catemaco (Nigga-Christ of Katemako) o "Cristo del Veneno", caminando por los andadores de mi colonia:


Está fuerte, ¿no? Hasta dan ganas de llorar, me cae. De alguna manera logra tocar las fibras invisibles del sentimiento de lo religioso del que hablaban Otto, Pannikar y Eliade, no importando si se le aborda desde un horizonte agnóstico, o si uno pertenece a un credo o doctrina que no sea precisamente la cristiana. Pinche negrito, sí te saca lo humano a putazos (en el corazón). 

Bueno, vamos a ponerles una foto locochona de unos árboles y ya, porque la neta ya nos está punzando el lomo de cansancio por estar agachados hora y media escribiendo esta chingadera:


Au revoir, Padresantooooo!

No hay comentarios.: