martes, 22 de noviembre de 2011

La responsabilidad ciudadana: ¿asunto de unos pocos?

¿Han escuchado pop coreano en el IPhone de una guapa mesera de la Zona Rosa? ¿No? Pues qué pendejos. Yo-Nosotros-Ellos sí, y estuvo bien padre. Pedimos unos chupes en la barra y los pezones nos atendieron super-bien: nos dieron chicharroncitos con forma de perro {Xólotl y el descenso a los ínferos: sin duda el peorrito iniciático que he tenido} y masaje en las puntas de nuestro delirio. In-ol-vi-da-ble.

No, ya, a ver, en serio: el Halloween pasado los inbitamos a todos a ber a la becina desbistiéndose en línea desde nuestra página web, y más de uno quedó maravillado con sus encantos rupestres y su intelecto inflamado. Hay morros que no nos conocen, que no saben quiénes somos, pero sobre todo quiénes fuimos: pregúntenle a sus papáhws, a sus maestros o alumnos más viejos que ustedes, de generaciones añejas. Un día lleguen con ellos como si nada y díganles: "Oye, ¿qué era Bonito Viernes, eh?", y van a ver lo que les contestan.

Venimos de una era en la que los faros de alógeno se alojaban todavía entre las velludas madrigueras de las compañeras más coquetas de la uni, y en la que las revistas estudiantiles estaban bien culeras: puro panfleto guango. Tenemos fe en las baterías recargables con energía anal, y tomamos nuestro café en tacitas de té {bien chulas-bien cute-bien très bien}. Nos distingue. 

Luego resulta que 
y pues no se vale, la neta.

En este caso lo que uno puede hacer es  
y ya.

¿A poco no? Y es que luego no nos damos cuenta, pero cuando menos te la esperas... ¡órale! ¡zácale! ¡zuá!, y eso no es todo. Todo es: lo que es el caso {la totalidad de los objetos demarcados dentro de nuestra experiencia cognitiva}. Por eso nunca pedimos hot-dogs con harta mostaza -y droga-, porque luego ni nos los acabamos, y eso sí emputa la verdá, sobre todo si uno se pone a pensar en los niños famélicos de Somalia y en las anchas caderas de la perica de mi Tía Gertrudis: ¡qué buenas plumillas las suyas!

Bajo juramento, así, así, al chile, les digo/decimos/dicen: pues léannos si gustan, pero na' más no escupan las semillas afuera de la bolsa. Luego se enoja el fantasma-aire que siempre cierra la puerta de la recámara de Lamadre, y la de La Güila ni quien la toque. Muchas amigas nuestras se jueron a vivir a Nueva York, a París, a Río de Janeiro y a no sé cuántas chingadas ciudades cosmopolitas a las que nosotros no podemos tener acceso por ser negros {de corazón} y rojos carmín de uña, además de que nos gusta "La cumbia de los monjes" y el talón de Ana Gabriel en mole de olla. Así que por el momento nos quedamos aquí con ustedes, putines de barrio. Besos mil.

AVISO URGENTE: SE SOLICITA SU COLABORACIÓN PARA LOCALIZAR A LAS SIGUIENTES MOCHILAS MICROTONALES (AQUÍ ABAJO LES DEJAMOS UNAS FOTOS). QUIEN LAS HAYA VISTO O LAS CONOZCA, COMUNÍQUESE DE INMEDIATO A LA AGENCIA NACIONAL DE INTERLOCUTORES CONTRARIADOS. TELÉFONOS: 5746-2397 / 5746-2399. AGRADECEREMOS DE SOBREMANERA SU OPORTUNA COLABORACIÓN CON NOSOTROS-TROS-TROS-TROS






















2 comentarios:

Gato de Cheshire dijo...

Vaya. Ya era hora. Ahora, a ver si es cierto que se quedan.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.